Colombia
Irrumpe la Generación del Cambio en el gobierno de Colombia 2022 – 2026.

Irrumpe la Generación del Cambio en el gobierno de Colombia 2022 – 2026.

Por Ernesto Arias Rodas

El próximo 7 de agosto Gustavo Petro y Francia Márquez asumen la presidencia y la vicepresidencia de Colombia para el cuatrienio  2022-2026, hecho que marca un periodo inédito en la historia de ese país latinoamericano, dado que por primera vez un candidato que no es de la oligarquía Colombiana pero es respaldado por las mayorías, logra llegar a las elecciones sin ser asesinado tal como ocurrió con Gaitán (1948), Jaime Pardo Leal (1987), Galán (1989), Bernardo Jaramillo Ossa(1990) y  Carlos Pizarro(1990).

Aunque Colombia es vista por algunos  como una de las democracias más estables de América Latina, por no haber sido gobernada por dictaduras militares,  también ha sido vista por otros un poco más críticos, como una democracia restringida,  dados los niveles de violencia y represión política con los que se ha querido mantener “a raya” la participación de amplias capas de la población.  Violencia política que se ha sostenido durante décadas, lo cual ha quedado registrado en el seguimiento de las agresiones y  violaciones a los derechos humanos de los opositores, sindicalistas, defensores de derechos humanos y de los campesinos, indígenas y afrocolombianos, llegando incluso a los magnicidios anteriormente mencionados.

Son varias las razones por las cuales Petro y Francia logran por fin derrotar esa violencia política que ha dificultado el fortalecimiento de cualquier propuesta alternativa en Colombia. Una de estas razones es porque esta dupla presidencial viene acomapañada de una generación del cambio que viene emergiendo, la cual ha madurado entre las movilizaciones y la disputa institucional.  Esta generación del cambio se viene articulando en la propuesta que se ha dado en llamar el “Pacto Histórico” y que se ha unido con sectores más tradicionales filo liberales e incluso conservadores quienes se han agotado del “uribismo” que ha campeado en Colombia por más de dos décadas.    Esta generación ha madurado en la luchas sociales  por la Constitución de 1991,  más adelante en contra el plan Pastrana (1998), contra el plan Colombia (1999-2000), contra  el Tratado de Libre Comercio (2005).  Pero se ha hecho cada vez más fuerte,  y después con las movilizaciones de la Minga  Indígena y Popular en 2008, y los paros Agrarios de 2013 y  2014 de la Cumbre Nacional Agraria, Campesina, Étnica y Popular logró generar verdaderos movimientos sociales cada vez más presentes en la realidad nacional.  También es una generación que ha visto confluir las luchas rurales con las urbanas  y donde las movilizaciones estudiantiles y juveniles han florecido, como en el Paro Nacional de 2021,  forjando varios liderazgos que hoy reconoce la opinión pública.  Finalmente es una generación dispuesta a luchar por la paz, por el cumplimiento de los acuerdos firmados con la guerrilla de las FARC y por el logro de una paz que incluya un acuerdo con el ELN y en general el desmonte de la guerra que ha asolado el país latinoamericano.

Muchos compañeros y campaneras de esta generación del cambio han sido asesinados, se encuentran en las cárceles o han tenido que exiliarse, pero uno de los principales logros es que se ha vencido el terror y las propuestas han seguido avanzando, logrando sostener la denuncia permanente sobre la represión y el uso del paramilitarismo como armas de la guerra sucia.

Toda esta serie de movilizaciones y luchas en la cual ha madurado esta generación del Cambio,  ha venido acompañada y alimentada por un conjunto de propuestas organizativas y políticas en evolución, incluso saliéndose de los esquemas de la izquierda clásica,  haciendo de la realidad política que llega hoy al poder una mixtura compleja que logra interpretar el momento histórico y  labrar su  propio camino .  Es por esto que el éxito del actual gobierno de Petro y Francia tiene que ver con estabilizar los acuerdos necesarios para tener 4 años de gobernabilidad e incluso  lograr  una propuesta de gobierno que logre llegar a los gobiernos locales y se consolide en una propuesta que vaya más allá de este cuatrienio.  Para hacer esto, todos los sectores deben convencerse que resulta más útil una política de colaboración dentro del gobierno que una de competencia, a la cual se llegaría si una de las múltiples propuestas dentro del gobierno pretende ser hegemónica.

Esta generación que llega hoy al gobierno, de naturaleza diversa y compleja a nivel ideológico y organizativo,  que hasta el momento ha logrado derrotar la violencia política y la hostilidad generada contra las propuestas alternativas en Colombia, cuenta además con una base social amplia y también diversa que es su soporte y fortaleza y es tal vez, la principal razón del actual momento de cambio que vive el país.  Esto es así dada la composición de los sectores sociales que están llegando al poder con el actual gobierno. 

“Esta generación que llega hoy al gobierno, de naturaleza diversa y compleja a nivel ideológico y organizativo,  que hasta el momento ha logrado derrotar la violencia política y la hostilidad generada contra las propuestas alternativas en Colombia, cuenta además con una base social amplia y también diversa que es su soporte y fortaleza”

Para ilustrar esto veamos el caso de Gustavo Petro y Francia Márquez.  Petro aunque ha movilizado amplios sectores de opinión a través de su  gestión como senador y después como alcalde de Bogotá tiene sectores propios que lo apoyan y que conforman lo que algunos llaman “el petrismo”,  constituido con el trabajo de la Alianza Democrática M19  y otros sectores dentro de lo que hoy es Colombia Humana.

Por su parte,  Francia Márquez, proviene del corazón de los movimientos sociales ya que hace parte de las comunidades negras que han tenido una larga lucha por sus derechos étnicos y territoriales.  Ella encarna las luchas feministas, étnicas, las luchas socio ambientales,  la lucha de las comunidades rurales por el territorio y en general  las luchas de los “nadies” o de los excluidos. Francia proviene del Proceso de Comunidades Negras de Colombia, su lucha social le valió el “Goldman Environmental Prize” en 2018  y está respaldada por el movimiento “Soy porque somos”, y fue la  pre candidata del Partido Polo Democrático a la consulta del Pacto Histórico para escoger presidente donde sorprendió con una gran votación que le valió ser reconocida por el ganador de la consulta Gustavo Petro, como su vicepresidenta.    

Otro hecho que es necesario tener en cuenta en lo que significa este próximo mandato es que logra romper el estigma con el que se había tachado a las propuestas alternativas en Colombia, dado que se  realizaron los acuerdos necesarios para dotar de gobernabilidad el mandato del Pacto Histórico.   Esto gracias a que  además de obtener 20 de 108 curules en el senado  y 28 de 188 en la cámara, antes del 20 de julio varios partidos políticos colombianos manifestaran su apoyo a las propuestas del Pacto logrando las mayorías suficientes para poder mover las propuestas de gobierno con un buen ritmo.  El único partido que se declaró en oposición fue el Centro Democrático, el cual es el partido del cuestionado Álvaro Uribe Vélez y del actual presidente de Colombia Ivan Duque, partido el cual es el  gran derrotado en las elecciones actuales,  en parte por la pésima gestión de Duque quien deja su mandato con una de las peores imágenes en la historia de Colombia.

Esa generación del cambio, es también la que ha jalonado el avance en el Senado y en la cámara de representantes con un histórico resultado para las clases populares. Así, en el Senado vemos muchos rostros del movimiento social, luchadores sociales como Robert Daza o Cesar Pachon por los campesinos,  a Isabel Cristina Zuleta por el movimiento Ríos Vivos de Antioquia,  a Jael Quiroga, Gloria Flórez e Iván Cepeda quienes han luchado por la defensa de los derechos humanos y de las víctimas.  Así mismo en la cámara se encuentra luchadores muy conocidos en las regiones e incluso a nivel nacional como el defensor de derechos humanos Alirio Uribe, Alberto Tejada comunicador y periodista del Valle del Cauca, La profe Martha Alfonso del Tolima,  el Indígena caucano Ermes Evelio Pete, el líder de las luchas juveniles y estudiantiles Gabriel Becerra y en la Curul Internacional a la compañera Indígena Carmen Ramírez Boscan, por mencionar algunos ejemplos de quienes conforman esta nueva generación del cambio ahora en el gobierno en Colombia.

Muchos esperamos que el gobierno que inicia este próximo 7 de agosto sigua interpretando el proceso de transformación social que se encuentra en marcha en el país sudamericano,  proceso del cual hace parte pero que no se agota en el ejercicio del gobierno sino que seguirá dándose a través de sus más variadas formas, una de  ellas el movimiento social, el cual puede verse fortalecido  en este nuevo periodo y con el cual seguramente el nuevo gobierno entrante tendrá un buen dialogo constructivo.   

Esta generación del cambio que llega al gobierno, más sus equipos de trabajo que se están conformando en estos momentos, se encuentra pues respaldada por profundos procesos de transformación social en Colombia, por lo que su arribo al gobierno representa una esperanza para muchos y muchas que ven un nuevo rumbo para el país  a partir de este 7 de agosto, día en que veremos de nuevo revolotear no solo las mariposas  amarillas, símbolo del amor en la obra de García Márquez, sino también mariposas azules, y rojas  como buenos augurios de felicidad, transformación, renovación y de la compañía de los espíritus poderosos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.